La JCC envia una salutació al Capítol de Joventut de l’Assemblea Nacional Constituent de Veneçuela

Estimadas compañeras y compañeros,

Desde la Juventud Comunista de Catalunya quisiéramos agradecer a la Asamblea Nacional Constituyente, en especial a su capítulo de Juventud, el interés mostrado por la situación que vive la juventud en Catalunya.

A día de hoy, la juventud catalana se encuentra en una encrucijada en lo que a problemáticas políticas, sociales y laborales se refiere.

Desde el estallido en 2009 de la crisi económica en nuestro país, los diferentes gobiernos que se han sucedido, tanto a nivel autonómico como estatal, han aprovechado aprovechado dicho contexto para reducir la intervención social del Estado, a través de la modificación del art. 135 CE estableciendo el pago prioritario de la deuda, la imposición del techo de gasto y el recorte en prestaciones sociales, así como esquilmar los derechos laborales de la clase trabajadora y su juventud, facilitando el despido, reduciendo la capacidad negociadora de los sincatos y otorgando el poder absoluto a los empresarios en lo que a las relaciones laborales se refiere.

Con la intención de poner fin a las movilizaciones llevadas a cabo en este período hemos visto como también se acentuaba la represión contra aquellos agentes sociales que ponían en cuestión el Régimen y estatu quo, procesando y encarcelando, por ejemplo a personas que participaron de las movilizaciones y piquetes durante las huelgas generales. Dichas medidas fueron acompañadas de la aprobación de lo que conocemos como Ley Mordaza, la cual ha reducido considerablemente los derechos de expresión en el ámbito de las manifestaciones, redes sociales o expresión cultural al permitir sancionar ciudadanos por faltas de respeto y consideración.

Vivemos una situación en la que hemos visto recortado el acceso de la juventud trabajadora a los estudios a través del aumento del precio de las matriculas en Formación Profesional y Universidad, así como la cronificación de la precaridad laboral de la juventud, viviendo una tasa de desempleo superior al 50%, la alta temporalidad de los contratos siendo un 90% de los contratos de caracter temporal y los bajos salarios, a través de herramientas como el contrato de formación o las prácticas úniversitarias. Si sumamos a estas problemáticas la especulación inmobiliaria, el auge de los pisos turístico y el aumento de los precios de la vivienda, tanto de propiedad como de alquiler, ello provoca que menos de una cuarta parte de la juventud pueda emanciparse, imposibilitando de esta manera podamos si quiera planificar en el corto-medio plazo nuestro desarrollo vital.

Sumado a las luchas de la juventud por recuperar sus derechos y su futuro, en Catalunya se está viviendo un momento de lucha por los derechos nacionales de nuestro país. Desde hace unos años hemos vivido un aumento de las movilizaciones soberanistas, reclamando primero una nueva configuración de Catalunya dentro del Estado Español y, con posterioridad, por un referendum de independencia. Por parte de las instituciones del Regimen monarquico español la única respuesta que se ha recibido ha sido el silencio, la negación del conflicto y, cuando la situación les ha sobrepasado, la represión contra el Gobierno y las instituciones catalanas.

El 20 de septiembre el Gobierno Central, a través del poder que ejerce en la Fiscalía, ordenó la detención y el registro de aquellos miembros del gobierno de Catalunya que participaban de la organización del referendum de autodeterminación, así como el envio de miles de agentes de la Policia Nacional y la Guardia Civil, el registro de diversas imprentas y la incautación de más de una tonelada de material de difusión y propaganda del referendum.

Como respuesta a esta actitud autoritaria, la juventud catalana organizó una multitudinaria manifestación, el 28 de septiembre, en favor del referendum, con más de 80.000 participantes.

Pese a la cita represión, el 1 de octubre se llevó a cabo el referendum de autodeterminación, gracias a la coordinación de un pueblo organizado, llevando a cabo técnicas de práctica clandestinidad, ocupando durante los dos dias anteriores miles de colegios electorales para facilitar su apertura, o la ocultación de las urnas y papeletas en sus domicilios. De nuevo, la respuesta del Gobierno Central fue la represión, enviando a la Policia Nacional y la Guardia Civil a impedir la apertura de los colegios electorales, la incautación de las urnas y la represión de aquellos ciudadanos que les hicieran frente, la jornada que concluyó más de 800 heridos.

Tras estos hechos fue convocado un Parón Nacional en Catalunya para el 3 de octubre, el cual fue secundado por la gran mayoría de catalanes, los cuales llenaron las calles de la práctica totalidad de municipios. Por la tarde se llevaron a cabo manifestaciones que contaron, en su totalidad, con millones de participantes.

No nos atrevemos a confirmar hechos concretos pero contamos con la certeza que la respuesta del PP será tiránica, agitados por una extrema derecha que pide la aplicación del estado de excepción y la suspensión de los derechos civiles y políticos en Catalunya.

Sin más, les enviamos un fraternal saludo y agradecemos el apoyo de la revolución bolivariana a la lucha del pueblo y la juventud de Catalunya.

En Barcelona,
el martes 10 de octubre de 2017.

VeneçuelaJCC